El anillo de diamantes

En ocasiones un anillo de diamantes puede ser la mejor prueba para patentizar una infidelidad. Después del episodio tan trágico que sucedió en Xalapa veracruz, se ha nombrado a la calle donde vivía la feliz pareja como “El callejón del diamante”. La leyenda que les vamos a contar esta vez asimismo es buscada con el nombre “El anillo de diamante negro”.
Una pareja estaba en su instante mucho más pleno y feliz, al menos esto era lo que parecía. Las cosas iban tan bien que habían premeditado el día de la boda para cerrar el deseo de estar juntos para toda la vida. En exhibe de su eterno amor, el hombre de contextura esbelta y de aspectos de europa, decidió obsequiarle a su mujer un anillo con un pronunciado diamante color negro que combinaba sin lugar a dudas con el azabache de su pelo. Los ojos de la dama relucían y mucho más todavía bajo la luna mientras que su novio le solicitaba matrimonio.

Sucedió un tema laboral que ocasionalmente salía flote y llevaba a este corpulento hombre de viaje. La mujer se quedó sola en la vivienda que tenían en Xalapa y no tuvo idea más clara que proceder a conocer al mejor amigo de su porvenir marido. Resulta ser que con los días se volvieron rutina las visitas y los besos entre los dos han comenzado a aparecer. Su pareja volvía de viaje y ella ahora estaba en la vivienda para recibirlo, pero él creyó que sería idea más clara pasar primero por la vivienda de su amigo.
Los dos amigos de siempre y en todo momento, indivisibles y siempre y en todo momento fieles para todo, han tomado unas copas y charlaron de la vida. En el momento en que el hombre se sentó en el sofá, ha podido ver tirado el anillo de diamante negro que le había entregado a su mujer antes del viaje. Pensó mil cosas que se le pasaban por la cabeza, pero no tenía inquietudes, se encontraba en frente de una traición. Volvió agitado a la vivienda y halló la mano vacía de su mujer. Con la cabeza en blanco tomó una daga de diamante y oro para clavarla en el corazón de su querida y entonces la quitó para poner el anillo. La multitud se movilizó con la cruda historia y hasta hicieron fila para poder ver al cadáver con el diamante negro engastado en el corazón.

Deja un comentario