El vagabundo

Cuenta la leyenda que Juan del Jarro era un vagabundo que detestaba bañarse, asimismo detestaba el mes de julio y las riquezas, era de ahí que que siempre y en todo momento andaba pepenando, pero no bastante por el hecho de que se sentía con riqueza, todos sabían que se llamaba Juan y del Jarro era pues la única pertenencia era un jarro de terracota, un sombrero y una estera; aseguran que dormía bajo de los puentes, y solo hacía ciertos trabajos de para matar el apetito día tras día, y si le llegaban a sobrar ganancias las repartía ente otros pordioseros, la multitud cuenta que Juan siempre y en todo momento tenía un refrán en la punta de la lengua para cada ocasión, varios comentan que era un desquiciado iluminado, o que era un individuo capaz que se volvió ida,: lo que si se conoce con precisión es que este pordiosero se realizó popular dado a que la gente afirmaba que era un adivinador, podía adivinar el futuro.
El día que Juan murió todo fue honrado, por un día en San Luis Potosí se olvidaron de las clases sociales, hasta le fecha su tumba siempre y en todo momento está cubierta de flores.
leyenda de El vagabundo

Deja un comentario